Teoria y estructuras sociales robert Merton




Descargar 2.56 Mb.
TítuloTeoria y estructuras sociales robert Merton
Página28/113
Fecha de conversión11.12.2012
Tamaño2.56 Mb.
TipoDocuments
1   ...   24   25   26   27   28   29   30   31   ...   113

GENERALIZACIONES EMPIRICAS EN SOCIOLOGÍA


Se dice no pocas veces que el objeto de la teoría sociológica es llegar a enun ciados de uniformidades sociales. Ésta es una afirmación elíptica y en conse cuencia necesita ser aclarada. Porque h dos tipos de enunciados de unifor midades sociológicas que difieren de manera importante en sus relaciones con la teoría. El primero de ellos es la generalización empírica: una propo sición aislada que resume uniformidades observadas de relaciones entre dos o más variables. La literatura sociológica abunda en ‘tales generalizaciones, que no fueron asimiladas a la teoría sociológica. Así, pueden citarse como ejemplo las “leyes” del consumo, de Engel, lo mismo que el resultado a que

14 Collected Papers de Charles Sanders Peirce, editados por Charles Hartshorne y Paul Weiss (Cambridge, Harvard University Press, 1932), II, 496.

15 Aa Appraisal of Thomas and- “The Polish Peasant in Europe and America”, por Herbert Blumer (Nueva York,. Social Science Research Council, 1939), 38, véase también ibid., 39, 44, 46, 49, 50, 75.

10 Es difícil ver en qué se funda Blumer para afirmar que las interpretaciones no pueden ser meros casos de ilustración do una teoría. Su comentario de que los materiales “adquie ren una importancia y un sentido que no tenían” podría aplicarse a las explicaciones post facturn en general.

17 Este uso de la palabra “empírico” es común, como advierte Dewey. En este Contexto, “empírico significa que el contenido de una proposición dada que tiene inferencia existen cial representa sólo un conjunto de agrupaciones uniformes de características cuya existencia se ha observado repetidamente, sin que se sepa en absoluto por qué existe la agrupación, sin una teoría que enuncie su razón de ser”. Logic: The Theory of lnquir por John Dewey (Nueva York, Henry Holt and Co., 1938), 305.

172

TEORIA SOCIOLÓGICA

llegó Halbwachs (le que los trabajadores gastan más en comida por unidad adulta que los empleados de “cuello blanco” del mismo grupo de ingreso. Tales generalizaciones pueden ser más o menos exactas, pero esto no afecta a su lugar lógico en la estructura de la investigación. El resultado a que llegaron Groves-Ogburn para una muestra de ciudades norteamericanas, d que “las ciudades con un porcentaje mayor de gente empleada en la manufac. tura también tienen, p término medio, porcentajes ligeramente mayores de Jovenes casados fue expresado en una ecuación que indica el grado de esa i relaci(n. Aunque las proposiciones de este tipo son esenciales en la investiga ción empírica, una miscelánea de tales proposiciones sólo suministra las mate rias primas para la sociología como disciplina. La tarea teórica, y la orientación de la investigación empírica hacia la teoría, empiezan cuando se establece por tanteo la relación de las uniformidades con un conjunto de proposi ciones relacionadas entre sí. La idea de la investigación dirigida implica, en parte, que la investigación empírica está organizada de manera que sí se descubren uniformidades empíricas, éstas tienen consecuencias directas para un sistema teórico. En la medida en que la investigación es dirigida, la explicación racional de los resultados está formulada antes de obtener los resultados.

TEORÍA SOCtOL

El segundo tipo de generalización sociológica, la llamada ley científica, difie re de la anterior en la medida en que es el enunciado de una invariancia deriva ble de una teoría. La escasez de tales leyes en el campo de la sociología quizás refleja la bifurcación que prevalece de teoría e investigación empírica. A pesar de los muchos volúmenes que tratan de la historía de la teoría socio lógica y a pesar de la plétora de investigaciones empíricas, los sociólogos

18 Véase una considerable colección de tales uniformidades resumidas por C. C. Zimnier man en Consumpt ion and Standards of Living (Nueva York, D. Van Nostrand Co.., 1936), 51 ss.

19 “En parte”, aunque no sea más que porque aminora las posibilidades de obtener nue vos resultados prometedores y huta las investigaciones completamente a la comprobación de hipotesis determinadas de antemano Corazonadas originadas en el curso de la Investiga. ción que no pueden tener implicaciones inmediatamente obvias para un sistema teórico más amplio pueden terminar en el descubrimiento de uniformidades empíricas que después pueden incorporarse a una teoría. Por ejemplo, en la sociología de la conducta política se ha establecido recientemente que Cuanto mayor es el número de presiones sociales a que están sometidos los electores, menos interés demuestran en una elección presidencia] (Ths People’s Che jce, por P. F. Lasarsfeld Bernard Berelson y Hazel Gaudet [ York, DuelI, Sloan and Pearce, 19441, 56-64). Este resultado, que fue totalmente imprevisto cuando se forrnuló por primera vez la investigación, muy bien puede iniciar orientaciones nuevas de investigación sistemática de la conducta política, aun cuando todavía no está integrado en una teoría generalizada. La investigación empírica fructífera no sólo comprueba hipótesis teóricamente derivadas, sino que también origina hipótesis nuevas. Esto puede llamarse el ingrediente de “serendipidad” de la investigación, o sea el descubrimiento, por casualidad o por sagacidad, de resultados v que mio se buscaban.

INFLUJO SOBRE LA INVESTIGACIÓN EMPIRICA

173

(incluido el autor) pueden discutir los criterios lógicos de las leyes sociológi cas sin citar un solo ejemplo que satisfaga plenamente esos criterios.2o

No faltan por completo aproximaciones a esos criterios. Para presentar las relaciones de las generalizaciones empíricas con la teoría y formular las fun ciones de la teoría, puede ser útil examinar un caso familiar en el que esas generalizaciones fueron incorporadas en un cuerpo de teoría sustantiva. Así, hace ya mucho tiempo que se estableció como una uniformidad estadística que en diversidad de poblaciones los católicos tienen una proporción de sui cidios más baja que los protestantes. En esta forma la uniformidad plan teaba un problema teórico. Constituía simplemente una regularidad empírica que sería importante para la teoría sólo si podía ser derivada de un conjunto de proposiciones, tarea que Durkheim se asignó a sí mismo. Si enunciamos sus supuestos teóricos de una manera formal, se hace claro el paradigma (le SU análisis teórico:

1. La cohesión social proporciona apoyo psíquico a individuos del grupo some tidos a tensiones y ansiedades aguda

2. Los índices de suicidios son funciones de ansiedades y tensiones no aliviadas a que están sometidas las personas.

3. Los católicos tienen una cohesión social mayor que los protestantes.

4. Por lo tanto, podía preverse una proporción menor de suicidios entre los cató licos que entre los protestantes.

Este caso sirve para sefialar el lugar de las generalizaciones empíricas en rela ción con la teoría y para ilustrar las diferentes funciones de la teoría.

1. Indica que la aplicabilidad teórica no está intrínsecamente presente ni ausente en las generalizaciones empíricas, sino que aparece cuando la gene ralización es conceptualizada en abstracción de orden más elevado (catoli

20 Véase, por ejemplo, el estudio de George A. Lundberg titulado “The concept of law in the social sciences”, en Philosophy of Science, 1938, 5, 189-203, que afirma la posibilidad de dichas leyes sin exponer ni caso oportuno. El libro de K. D. Fiar, Social Laws (Chapel Hill, University of North Carolina Press, 1930), no cumple la promesa implícita en el título. Un cuerpo de científicos nacionales que estudian la posibilidad de formular leyes sociales encuentra difícil’ presentar ejemplos (Blumer, o cit., 142-50).

21 No es necesario decir que esta afirmación supone que la educación, el ingreso, la nacionalidad, la resistencia rural-urbana, y otros factores que pueden volver falso ese resul tado se han mantenido constantes.

2 No necesitamos examinar más aspectos de este ejemplo, tales como: 1) la medida en que hemos enunciado adecuadamente las premisas implícitas en la interpretación de Durkheim; 2) el análisis teórico suplementario que tomaría esas premisas no como dadas sino como problemáticas; 3) las bases sobre las cuales se detiene en un punto y no en otro la regresión en potencia infinita de las interpretaciones teóricas; 4) los problemas implícitos en la introducción de variables intercurrentes como la variación social, que no son medidas en forma directa; 5) la medida en que las premisas han sido empíricamente confirmadas; 6) el nivel hasta cierto punto bajo de abstracción representado por este ejemplo; y 7) el hecho de que Durkheim derivó varias generalizaciones empíricas de este mismo cuerpo de hipótesis.

174 TEORIA SOCIOLÓGICA

1N1 nvniw j

cismo - cohesión social - ansiedades aliviadas - índice de suicidios) que están incorporadas en enunciados más generales de relaciones.23 Lo que ini. cialmente se tomó como una uniformidad aislada se enuncia como una rela ción, no entre la afiliación religiosa y la conducta, sino entre grupos con ciertos atributos conceptualizados (cohesión social) y la conducta. El campo del resultado empírico originario se amplía considerablemente, y algunas uni formidades aparentemente dispares aparecen relacionadas entre sí (así, pueden derivarse de la misma teoría diferenciales en los índices del suicidio entre personas casadas y solteras).

2. Una vez establecida la aplicabilidad teórica de una uniformidad den vándola de un cuerpo de proposiciones relacionadas entre sí, aportamos lo necesario para la cumulación tanto de teoría como de resultados de la inves tigación. Las uniformidades diferenciales en la proporción de suicidios con firman más aún el cuerpo de proposiciones del cual se han derivado esas y otras uniformidades. Ésta es un las principales funciones de la teoría tistern4tica.

3. Mientras la uniformidad empírica no conduce por sí misma a inferir diversas consecuencias, la reformulación da origen a consecuencias diferentes en campos de conducta completamente alejados del de la conducta suicida. Por ejemplo, investigaciones sobre la conducta obsesiva, las preocupaciones morbosas y otras conductas inadaptadas han descubierto que también todas ellas deben relacionas-se con insuficiencias de la cohesión del grupo. La conversión de uniformidades empíricas en enunciados teóricos aumenta, pues, la fecundidad de la investigación mediante la exploración sucesiva de im plicaciones.

4. Al proporcionar una explicación racional, la teoría ofrece una base para la predicción más segura que la mera extrapolación empírica de ten dencias observadas anteriormente. Así, si medidas independientes indicasen un descenso de la cohesión social entre los católicos, el teórico podría pre decir una tendencia al aumento del indice de suicidios en ese grupo. El empirista no teórico no tendría, empero, más remedio que predecir a base de extrapolación.

5. La lista precedente de funciones presupone un atributo más de la teoría que no es completamente cierto de la formulación de Durkheim, que origina un problema general y que acosó en form.a especial a la teoría sociológica, por lo menos hasta ahora. Si la teoría ha de ser fecunda, tiene que ser sufi cientemente precisa para ser determinada. La precisión es un elemento

23 Thorstein \ expuso esto con su típico vigor: “Todo esto puede parecer como tomarse trabajo por trivialidades. Pero los datos de que trata una investigación científica son trivialidades en cualquier otro respecto que aquel en que tienen importancia.” The Place of Science in Modern Civilization (Nueva York, Viking Press, 1932), 42.

24 Véase, por ejemplo, Human Pro biems of an Industrial Civilization, de Elton Mayo (Nueva York, Macmillan Co., 1933), 113 et passim. La armazón teórica utilizada en los estudios de moral industrial hechos por Whitehead Roeth y Dickson nacieron en buena parte de las formulaciones de Durkheím, como lo atestiguan los autores.

integrante del criterio de com probabilidad. La prevaleciente presión para Ja utilización de datos estadísticos en sociología, siempre que sea posible, para controlar y comprobar inferencias teóricas, tiene una base justificable cuando tenemos en cuenta el lugar lógico de la precisión en la investiga ción disciplinada.

Cuanto más precisas sean las inferencias (predicciones) que pueden sacar- se de una teoría, menor es la probabilidad de que otras hipótesis sean adecuadas para esas predicciones. En otras palabras, las predicciones y los datos precisos sirven para reducir los efectos em sobre la investigación de la falacia lógica de afirmar el consecuente. Es bien sabido que predic ciones verificadas derivadas de una teoría no prueban ni demuestran la teoría; sólo sumínistran una medida de la confirmación, porque siempre es posible que otras hipótesis sacadas de sistemas teóricos diferentes puedan explicar también los fenómenos predichos. Pero las teorías que admiten predicciones precisas confirmadas por la observación adquieren importancia estratégica, ya que proporcionan una base inicial para elegir entre hipótesis competidoras. En otras palabras, la precisión refuerza la probabilidad de acercarse a una observción o un experimento “decisivos”.

La coherencia interna de una teoría tiene una función muy parecida, por que si se sacan de un sistema teórico diferentes coñsecuencias empíricamente confirmadas, esto reduce la probabilidad de que teorías competidoras puedan explicar de manera adecuada los mismos datos. La teoría unificada sustenta una medida de confirmación mayor que hipótesis diferentes y sin relación entre si acumulando así mayor valor probatorio.

Ambas presiones —hacia la precisión y hacia la coherencia lógica— pueden conducir a una actividad improductiva, particularmente en las ciencias so cialles. De todo procedimiento puede abusarse lo mismo que usarse. Una insis tencia prematura sobre la precisión a toda costa puede esterilizar hipótesis imaginativas. Puede conducir a una reformulación del problema científico a fin de hacer aplicable la medida, con lo cual en ocasiones resultará que los materiales subsiguientes no tengan relación con el problema inicialmente planteado. Al buscar precisión, 3iay que poner cuidado en no perder de vista

2 El paradigma de “la prueba mediante la predicción” es, desde luego, falaz lógica mente:

Si A (hipótesis), entonces B (predicción), B es observado. Luego A es cierto.

Esto no es muy perturbador para la investigación científica, por cuanto no resultan afectados más que criterios formales.

26 Piénsese, como caso oportuno, que diferentes teóricos predijeron la guerra y conflictos mortíferos en gran escala a mediados del siglo. Sorokin y algunos marxistas, por ejemplo, formularon esta predicción sobre la base de sistemas teóricos completamente diferentes. El estallido real de conflictos en gran escala no nos permite por sí solo elegir entre los sistemas de análisis, aunque sólo sea porque el hecho observado es congruente con los dos. Únicamente si las predicciones hubieran sido tan especificadas, tan precisas, que los aconte cimientos reales coincidieran con una predicción y no con la otra, se habría establecido una comprobación determinada.

Stuart A. Rice comenta esta tendencia en la investigación de la opinión pública; véase

176 TEORIA SOCIOLÓGICA

I

INFLUJO SOBRE LA INVESTIGACIÓN EMPIRICA

ción de variables interpretativas distintas de las implícitas en la formulación originaria de las hipótesis, y el efecto de éstas sobre la teoría debiera mdi carse también. Las interpretaciones post factum que inevitablemente ‘se pre sentarán cuando se descubran relaciones nuevas e inesperadas debieran formularse de manera que se haga evidente la dirección de la investigación posterior de prueba. Las conclusiones de la investigación muy bien podrían incluir no sólo una exposición de los resultados respecto de las hipótesis ini ciales sino, cuando sea oportuno la indicación del orden de observaciones necesarias• para comprobar otra vez las nuevas implicaciones de la investiga ción. La derivación formal de este carácter tuvo un efecto saludable en psicología y en economía, que condujo, en un caso, a experimentos en serie, y en el otro a una serie articulada de investigaciones. Una consecuencia de esa formalización es que sirve de control sobre la introducción de interpreta ciones sin relación entre sí, indisciplinadas y difusas. No impone al lector la tarea de indagar las relaciones entre las interpretaciones incorporada al texto. Sobre todo, prepara el camino para la investigación consecutiva y cualitativa y no para un montón fragmentado de investigaciones dispersas.

El procedimiento correlativo que parece necesario es el que Lazarsfeld llama “codificación”. Mientras la derivación formal enfoca nuestra atención sobre las implicaciones de una teoría, la codificación procura sistematizar las ge neralizaciones empíricas de que se dispone en esferas aparentemente dife rentes de la conducta. Más bien que permitir que esos resultados empírica mente separados queden abandonados o sean referidos a zonas distintivas de conducta, el intento deliberado de establecer hipótesis provisionales aplica bles promete ampliar la teoría existente, sujeta a ulteriores investigaciones empíricas. Así, muchos resultados empíricos ol)teflidOS en campos como la propaganda y la opinión pública, las reacciones ante el desempleo y las reac ciones de las familias ante las crisis indican que cuando los individuos se encuentran ante un “estímulo-norma objetivo” del que se esperaba que pro duciría reacciones contrarias a las “predisposiciones iniciales” de aquéllos, su conducta real puede predecirse con mejor éxito a base de predisposiciones de estímulos-normas. Esto está implícito en los “efectos de bumerang” de la propaganda, en los resultados sobre reacciones adaptadas e inadapta i Es notab1c en este respecto la obra de Clark Huil y sus colaboradores. Véase, por

ejemplo, Principte Behavior, de Huil (Nueva York, D. Appleton Co., 1943) también esfuerzos comparables hacia la formalización en los escritos de Kurt Lewin (por ejemplo, Studies in Topological and Vector Psychology, ¡, por Kurt Lewin, Ronald Lippitt y S. K. Escalona [ of Iowa Studies in Child Welfare”, vol. XVI (Iowa City, 1940)}, 9-42).

2 Un libro como Caite and Class in a Southern Town, de John Dollard, abunda en sugestiones, pero es una tarea enorme para el lector formular explícitamente los problemas teóricos atacados, las variables interpretativas y los supuestos implícitos en las interpretacio nes. Pero is necesario hacer todo eso si lo que uno se propone es una sucesión de estudios funsladts en la obra de Dollard.

O Stttdirs jo radio and film propaganda”, por Paul F. Lazarsfeld y Robert K. Merton, cts Tranatiorts f the New York Academy of Sciences Serie II, 1943, 6, 58-79.

inadvertidamente problemas importantes. De manera similar, la presión, la congruencia lógica ha inducido a veces a la logomaquia y la teorización estéril en la medida en que los supuestos contenidos en el sistema de analisis estén alejados de referencias empíricas o impliquen abstracciones tan elevadas.. que no permitan la investigación empírica.28 Pero la justificación de los cri- terios de investigación no está viciada por tales abusos.
1   ...   24   25   26   27   28   29   30   31   ...   113

Similar:

Teoria y estructuras sociales robert Merton iconTeoria y estructuras sociales

Teoria y estructuras sociales robert Merton iconLa teoria de redes sociales

Teoria y estructuras sociales robert Merton iconTema 1 la peninsula iberica de la crisis bajoromana al fin del reino visigodo de toledo. Siglos V-VIII : evolucion politica, estructuras sociales y economicas, cristianizacion iglesia y cultura

Teoria y estructuras sociales robert Merton icon4Alcance: Revisión geotécnica de las estructuras aporticadas en concreto reforzado para el anclaje de la Barcaza localizada en la Bocatoma y del tanque de agua ubicado sobre una de las estructuras. 2

Teoria y estructuras sociales robert Merton icon1Introducción 1Motivación: La teoría de la elección racional es la base de la economía como una teoría de la acción. Búsqueda de los orígenes filosóficos de la ter

Teoria y estructuras sociales robert Merton iconFacsímil del proyecto definitivo de la declaración de Robert Schuman de 9 de mayo de 1950. Este proyecto definitivo fue el noveno; el equipo de Robert Schuman
«El Gobierno francés propone que se someta el conjunto de la producción franco-alemana de carbón y de acero a una Alta Autoridad...

Teoria y estructuras sociales robert Merton iconLos agujeros negros que no son tan negros- son una predicción derivada de la teoría de la relatividad general de Einstein, la teoría moderna de la gravedad

Teoria y estructuras sociales robert Merton iconGestión administrativa II curso académico: 2004- 2005 (descriptores: teoría de la administración, teoría de la organización, gestión de personas, administración comparada)

Teoria y estructuras sociales robert Merton icon11 Tipos de objetos III: Estructuras

Teoria y estructuras sociales robert Merton iconEjercicios de estructuras ( con typedef)

Coloca este botón en su sitio:
es.convdocs.org


La base de datos está protegida por derechos de autor ©es.convdocs.org 2012
enviar mensaje
es.convdocs.org
Página principal